Corpus Christi

Corpus Christi (latín: 'Cuerpo de Cristo') o Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo (también llamada Corpus Domini ('Cuerpo del Señor')

Es una fiesta de la Iglesia Católica destinada a celebrar la Eucaristía. Su principal finalidad es proclamar y aumentar la fe de la Iglesia Católica en Jesucristo presente en el Santísimo Sacramento. La Celebración se lleva a cabo el siguiente jueves al octavo domingo después del Domingo de Resurrección (es decir, 60 días después del Domingo de Resurrección; formalmente es el jueves que sigue al noveno domingo siguiente a la primera luna llena de primavera del hemisferio norte).

En muchos lugares es una fiesta de especial relevancia y en varios países es un día festivo oficial (ciertas partes de España, Austria, partes de Alemania y Suiza, Brasil, República Dominicana, Bolivia, Croacia, Polonia, Trinidad y Tobago, Portugal, Perú y Venezuela). En Panamá, se celebra el Corpus Christi los Jueves religiosamente en un pueblo llamado La Villa de Los Santos en el interior del país y esta fiesta mantiene gran significación para sus pobladores. En España dejó de ser un día festivo hace algunos años, excepto en los municipios donde es fiesta local, y desde entonces la Iglesia lo celebra el domingo siguiente. En Chile fue feriado legal entre 1987[1] y 2007, siendo reemplazado por el 16 de julio, día de la Virgen del Carmen.[2] Desde 1968 se celebra en ese país el día domingo.[1]

Las celebraciones del Corpus suelen incluir una procesión en la que la hostia, el mismo Cuerpo de Cristo, se exhibe en una custodia.

Dicho popular: Tres jueves hay en el año que relucen más que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión.

Fuente: Wikipedia

2 comentarios:

Juana dijo...

Interesante este post...me gustaria saber de donde sale la chercha de que un dìa como hoy un buey hablò (al menos en mi pueblo he escuchado esa perla).

Salu2!

Cyd dijo...

Hola Juana.

El asunto del buey podría ser un derivado de una historia bíblica que cuenta que un burro no quería pasar por un tramo del camino, mientras que el dueño lo golpeaba para obligarlo a cruzar, hasta que el asno habló y le dijo, no ves que intento protejer tu vida. Había un angel con una espeda apuntando al hombre, pero sólo el burro lo veía.